Gran devastación (3/3)

Yo me alejo de los desbordamientos frívolos de aquellos que se agitan a mi alrededor. Yo prefiero ampliamente crear, escribir o leer un buen libro si no tengo la certeza de estar en buena compañía. Yo no temo a la soledad. En este punto, he decidido continuar dejándome ser tirado por mi futuro sin mirar atrás.

Gran devastación (2/3)

Existe un inmenso precipicio entre yo y los demás. Yo camino en equilibrio sobre la cresta de una montaña gigantesca y, desde ese lugar, que considero como el alero del mundo, puedo observar la bóveda celeste. Estoy cautivado por un espectáculo grandioso que tiene lugar en mí. Yo estoy atento. Navego solo ante el infinito de mi ser sobre un océano sin fronteras.

Gran devastación (1/3)

Me siento como un bosque deforestado por humanos demasiado glotones. De aquel sentimiento de devastación profunda emana el Gran Silencio. ¿Es un mal necesario? Yo lo creo así ya que sin esa sensación de que todo ha sido arrancado, sin ese vacío opresor, ¿cómo podría yo estar totalmente atento al Gran Silencio como lo estoy en este instante?

La impecabilidad

Cuando uno comprende que la meta es menos importante que la forma de caminar, uno se da cuenta de que la impecabilidad por sí sola nos permite permanecer en la consciencia. Gracias a esta comprensión que tengo de la realidad, opero el milagro de forma voluntariamente consciente. Ser impecable es ubicarse como maestro de la…

comunidad

La comunidad del silencio

Es más fácil permanecer en el Gran Silencio cuando uno se rodea de personas que también saben favorecerlo en sus vidas. Ya sea que se trate de escuelas de sufismo, áshrams en India, conventos y monasterios del occidente, todos esos son lugares especialmente dedicados a la práctica del Gran Silencio. Aunque soy solitario, no tengo…